Ser madre puede ser extremadamente gratificante y emocionante en muchos sentidos, pero también puede tener consecuencias no tan agradables para las mujeres que buscan avanzar en su carrera. La «penalización por maternidad» puede ser un obstáculo para la creación de un patrimonio y para asegurar el futuro financiero.

La penalización por maternidad no es nada justa, pero es una realidad a la cual se enfrentan muchas mujeres. Tratemos de entender en qué consiste.

¿Qué es la penalización por maternidad?

La penalización por maternidad es la suposición de que una madre no puede ofrecer el mismo nivel profesional que las mujeres que no tienen hijos. Esa penalidad asumida puede explicar gran parte de las dificultades económicas que enfrentan las madres, pues la diferencia salarial entre ellas y las mujeres sin hijos puede llegar a ser incluso mayor que la diferencia entre hombres y mujeres. Las madres también se enfrentan a desventajas adicionales en comparación con profesionales sin hijos.

Algunas investigaciones han demostrado que los directores de recursos humanos son menos propensos a contratar madres que a mujeres que no tienen hijos y las ofertas que reciben también son inferiores a las que reciben otras mujeres. Los hombres, por el contrario, no sufren una penalización cuando se convierten en padres. De hecho, hay pruebas de que existe una «bonificación por paternidad» que aumenta sus ingresos.

El estudio Women In the Workplace (2017) reveló que el 39% de las mujeres creía que su género dificulta la obtención de un aumento de sueldo, un ascenso o el avance en su trabajo en general.

Basados en el tiempo que deben tomar para atender a sus bebés, los empresarios pueden cuestionar la capacidad de una madre para cumplir las exigencias de su puesto. En consecuencia, no ofrecen oportunidades de ascenso y el resultado es que muchas madres se estancan profesionalmente. Desafortunadamente, la penalización por maternidad sigue siendo común en el campo laboral, por lo que es esencial que, como mujer y madre, planifiques tu bienestar financiero:

  • Ganar menos significa tener menos ingresos disponibles y menos posibilidad de  ahorro para el futuro. En ese caso, aprovecha al máximo cualquier oportunidad para aumentar tus ahorros.
  • Si la empresa donde trabajas ofrece un plan de salud con deducible alto, abrir una cuenta de ahorro para salud es otra forma de ahorrar y tener ventajas fiscales.
  • Establecer tus expectativas sobre lo que quieres conseguir profesionalmente y como madre puede ayudarte a mantener el equilibrio entre el trabajo y el hogar.
Superar esta penalización no es imposible, pero puede ser todo un reto.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

Referencias bibliográficas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =