Tradicionalmente, muchos inversores experimentados recurren al mercado de valores como refugio para su capital. Y si bien invertir en acciones es una opción popular y provechosa, también existen otros tipos de inversión que ofrecen iguales o mayores beneficios. Uno de ellos es la adquisición de bienes raíces. Aquí te hablaremos sobre las diferencias entre invertir en acciones o bienes raíces.

En las circunstancias adecuadas, tener bienes inmuebles pueden ser una buena alternativa a la compra de acciones, pues estos pueden representar un menor riesgo, un mayor rendimiento y diversificación.

Cómo elegir entre acciones o bienes raíces

Invertir en acciones o bienes raíces es una elección personal que depende de tu situación financiera, tolerancia al riesgo, objetivos y estilo de inversión. Cabe suponer que más gente invierte en el mercado de valores porque no requiere tanto tiempo ni dinero, pues para comprar bienes inmuebles hace falta ahorrar y desembolsar cantidades considerables de dinero.

Beneficios y desventajas de ambos

Cuando compras acciones estás comprando una pequeña parte de una empresa. En general, puedes ganar dinero de dos maneras: con la apreciación del valor a medida que las acciones de la empresa aumentan y con dividendos.

Cuando se invierte en bienes raíces, se adquiere un terreno físico o una propiedad. La mayoría de los inversores inmobiliarios ganan dinero mediante el cobro de alquileres y a través de la revalorización (aumento del valor de la propiedad). Además, dado que los bienes inmuebles pueden apalancarse, es posible ampliar sus posesiones incluso si no se puede pagar en efectivo.

Para muchos posibles inversores, los bienes raíces son más atractivos porque son activos tangibles que pueden controlarse y tienen la ventaja añadida de la diversificación. Los inversores inmobiliarios que compran propiedades poseen algo concreto con que rendir cuentas. Hay una serie de consideraciones para los inversores a la hora de elegir entre invertir en acciones o bienes raíces:

Bienes raíces

Ventajas:

  • Ingresos pasivos.
  • Ventajas fiscales.
  • Cobertura contra la inflación.
  • Capacidad de apalancamiento.

Desventajas:

  • Más trabajo que la compra de acciones.
  • Caro y sin liquidez.
  • Altos costes de transacción.
  • La revalorización no está garantizada.

Acciones

Ventajas:

  • Gran liquidez.
  • Fácil de diversificar.
  • Bajas comisiones por transacción.
  • Fácil de añadir a las cuentas de jubilación con ventajas fiscales.

Desventajas:

  • Más volátil que los bienes inmuebles.
  • La venta de acciones puede acarrear grandes impuestos.
  • Algunas acciones se mueven lateralmente durante años.
  • Posibilidad de invertir en función de las emociones.

Tanto los bienes inmuebles como las acciones presentan riesgos y recompensas. La inversión en el mercado de valores recibe mucha atención como vehículo de inversión para la jubilación, especialmente para las personas que contribuyen regularmente a una cuenta con ventajas fiscales, como una 401(k) o una cuenta de jubilación individual (IRA). Sin embargo, la diversificación es importante, especialmente cuando se ahorra a largo plazo.

Los inversores deben optar por una variedad de clases de activos o sectores para reducir su riesgo. Entonces, invertir en bienes inmuebles puede ser una forma ideal de diversificar tu cartera de inversiones, reducir riesgos y maximizar beneficios.

¿Acciones o bienes raíces?, ¿en cuál conviene más invertir?

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 5 =