La economía ambiental se ocupa de estudiar la relación entre la economía y el medio ambiente. Los economistas de este campo analizan el impacto de los modelos económicos en el ambiente a través de la explotación y uso de los recursos naturales. Al mismo tiempo proponen sistemas que puedan integrar el desarrollo económico y la protección de los ecosistemas.

Estos son los orígenes y el alcance de la economía ambiental

El origen de esta rama de la economía se remonta a los años 60, cuando la industrialización experimentó su auge y la contaminación derivada de esa actividad se convirtió en una preocupación global. El activismo medioambiental también aumentó debido a la visibilidad de las consecuencias negativas de la degradación del medio ambiente.

Los economistas medioambientales ven el medio ambiente como una forma de capital natural que proporciona servicios y sustento a los habitantes de la Tierra. La economía ambiental se basó en el enfoque neoclásico, que aborda cuestiones como la asignación ineficiente de los recursos naturales, los fallos del mercado, las externalidades negativas y la gestión de los bienes públicos. 

Para tener una visión aún más amplia, recomendamos leer más en Environmental economics.

El impacto ambiental del crecimiento económico incluye el aumento del consumo de recursos no renovables, mayores niveles de contaminación, el calentamiento global y la posible pérdida de hábitats medioambientales.

Política medioambiental

Desarrollar una política medioambiental adecuada es necesaria para abordar los problemas ambientales que han surgido y también para evitar las amenazas locales o regionales que probablemente se produzcan.

La economía arroja luz sobre las decisiones que toman los consumidores y productores individuales con respecto a numerosos bienes, servicios y actividades, incluidas las que se toman con respecto a la calidad del medio ambiente. Sin embargo, esta ciencia no sólo identifica las razones por las que los individuos deciden degradar el medio ambiente más allá de lo que beneficia a la sociedad, sino que también puede ayudar a los responsables políticos a proporcionar un nivel eficiente de calidad ambiental.

Conceptos básicos de la economía ambiental

La economía ambiental contiene los siguientes conceptos:

  • Desarrollo sostenible:

Este es el desarrollo que satisface las necesidades en el presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades. El concepto analiza el papel del desarrollo económico en apoyo al desarrollo sostenible.

Los cuatro componentes básicos de la sostenibilidad son el crecimiento económico, la protección del medio ambiente, la equidad social y la capacidad institucional.

  • Fracaso del mercado:

Esto se produce cuando el funcionamiento de un mercado perfecto se ve comprometido y, por lo tanto, es incapaz de asignar eficientemente recursos escasos a un precio determinado, pues no se cumplen las condiciones de las leyes de demanda y oferta.

  • Externalidades:

Estas son consecuencias involuntarias de la actividad económica que afectan a personas más allá de las que participan directamente en ella. Las externalidades son también otra forma de fallo de mercado. Pueden ser negativas o positivas.

  • Análisis coste-beneficio:

El análisis coste-beneficio (ACB) consiste en sopesar los beneficios derivados de una política frente a los beneficios percibidos. Por lo tanto, la mejor política es aquella en la que hay un mayor excedente de beneficios sobre los costes.

  • Valoración:

La valoración es un aspecto importante de la economía ambiental, ya que ayuda a evaluar una serie de opciones en la gestión de los retos que plantea el uso de los recursos naturales.

Un entorno limpio es esencial para una vida sana. Cuanto más se descuide el medio ambiente, más se contamina con agentes y toxinas que tienen un impacto nocivo en nuestra salud. La contaminación del aire puede causar enfermedades respiratorias y cáncer, entre otros problemas y condiciones. Entonces, preservar el medio ambiente a través de distintas disciplinas es vital para garantizar nuestro bienestar y el de las generaciones futuras.

Saber cómo se originó la economía ambiental puede ayudarnos a entender su alcance.

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 11 =