Invertir dinero a partir de los 20 años es una de las mejores decisiones que puedes tomar para tener una adultez exitosa. Merece la pena empezar a ahorrar para lograr objetivos financieros a mediano y largo plazo como la jubilación, sobre todo por los rendimientos compuestos.

Decidir cómo y en qué invertir siendo joven puede parecer abrumador, pues todos tenemos diferentes opiniones y es difícil saber por dónde empezar. Pero tranquilo. Recuerda que no es necesario ganar mucho dinero para ser un inversor inteligente.

Aprovecha tus habilidades tecnológicas y minimiza los riesgos

Existen miles de maneras de invertir. Estas son las más conocidas:

  • Acciones: Una acción es una pequeña parte de la propiedad de una empresa que cotiza en la bolsa. Cuando inviertes en una acción, puedes ganar dinero a través de la revalorización del capital o a través de los dividendos, que son pagos periódicos que hace la empresa a los accionistas.
  • Bonos: Un bono es un contrato por el que se presta dinero a una empresa o al gobierno durante un periodo de tiempo determinado. El dinero que gana con esa inversión es el interés que le pagan por prestar tu dinero.
  • Fondos de inversión: Un fondo es esencialmente una cesta de inversiones: acciones, bonos, otro tipo de inversión o una combinación de ellos. 
  • El sector inmobiliario es un ejemplo de inversión alternativa que, junto a las criptomonedas, los metales preciosos y las materias primas, puede resultar muy atractivo para algunos inversores.
  •  

Las ventajas de invertir siendo joven

Calcular riesgos

La edad de un inversor influye en la cantidad de riesgo que pueda soportar o tomar. Los jóvenes tienden a asumir más riesgos mientras que las personas que se acercan a la jubilación se inclinan por inversiones de bajo riesgo. Como adulto joven, tienes la capacidad de invertir dinero y crear carteras más agresivas que estarán sujetas a una mayor volatilidad, lo que puede producir mayores ganancias.

Tiempo para practicar y aprender

Al ser jóvenes tenemos mayor flexibilidad y tiempo para dedicarnos a estudiar el proceso de inversión y aprender de nuestros éxitos y fracasos. Dado que invertir tiene una curva de aprendizaje bastante larga, los adultos jóvenes tienen una ventaja porque disponen de años para analizar los mercados y perfeccionar sus estrategias.

Conocimiento de la tecnología

Las últimas generaciones son más expertas en el manejo de la tecnología y suelen aplicar herramientas y técnicas de inversión en línea. La tecnología, que incluye las oportunidades online, las redes sociales y las aplicaciones, provee una base de conocimientos, experiencia, confianza y pericia a los jóvenes inversores.

Capital humano

El capital humano, desde la perspectiva de un individuo, puede considerarse como el valor presente de todos los salarios futuros. Dado que la capacidad de obtener un salario es fundamental para invertir y ahorrar para la jubilación, invertir dinero en uno mismo (bien sea sacando una carrera universitaria, recibiendo formación técnica en el trabajo o aprendiendo habilidades avanzadas) es una inversión valiosa que tiene grandes beneficios.

Lo importante siempre será mantener la constancia, porque esta te ayudará a recoger frutos a largo plazo. Incluso si sólo puedes invertir un poco de dinero, esas cantidades pueden incrementarse con el paso de los años y la adquisición de experiencia.

Aprender a invertir dinero a los 20 años no se hace de la noche a la mañana y es posible que sigas sin saber cómo funcionan ciertas partes del mercado. Por eso es esencial informarse continuamente sobre diferentes tipos de inversión y estrategias para guiar tu cartera hacia tus objetivos financieros.

Invertir en tus 20 es un movimiento inteligente que te puede generar grandes beneficios a la larga.

 

Twitter: HispanicFactor

Instagram: HispanicFactor

Facebook: HispanicFactor